Hidrología

 

 

 

 

El estado de Tabasco

 es la región del país donde se localiza la red hidrológica más compleja; así como es la que registra mayores precipitaciones. Aquí, a diferencia de otras entidades de la República, es el excedente y no la falta de agua lo que ocasiona problemas, pues se carece de infraestructura adecuada para drenarla.

La abundancia de escurrimientos superficiales con una distribución aparentemente desordenada, ha dado lugar a la formación de cuerpos de agua de variadas dimensiones, lo mismo que a pantanos y llanuras de inundación poblados por vegetación hidrófila, como mangle, popal y tule.

Uno de los aspectos que caracteriza a los ríos del territorio tabasqueño -considerado una llanura costera de levantamiento- es la formación de meandros (cursos sinuosos), debido al terreno plano y al abundante acarreo de materiales. Esta particularidad está íntimamente ligada con las inundaciones provocadas por la continuidad de las lluvias a lo largo de más de ocho meses. En virtud de lo anterior, una extensión considerable del estado da la apariencia de estar compuesto por una serie de lagos con islas.

 

 

Formación de Meandros en el Curso Bajo de los Ríos Mezcalapa, Usumacinta y Grijalva

Los cursos sinuosos en los escurrimientos que han dado origen a los llamados meandros y cauces abandonados, se deben en parte a las características topográficas del terreno, que generalmente no presenta elevaciones o desniveles, los cuales condicionen el curso de los ríos; así como a los fenómenos de deposición que han ido rellenado los propios cauces provocando que los escurrimientos divaguen e invadan los terrenos adyacentes a su curso original.

En estas condiciones, los ríos Usumacinta y Grijalva principalmente, han llegado a un grado de equilibrio entre la pendiente y su caudal -evidencia de su madurez- originando extensas llanuras de inundación.

 

Desembocaduras Deltaicas y Marismas Formadas por los Ríos Mezcalapa y Usumacinta

Los ríos Mezcalapa y Usumacinta forman desembocaduras de carácter deltaico, que consisten en la bifurcación de los escurrimientos en varios canales antes de llegar al mar. Esto ha dado lugar a la formación de marismas. En esta área hay un gran números de pantanos y lagunetas de fondos someros, los cuales están interconectados por una cantidad considerable de canales que drenan hacia dichas formaciones o hacia los brazos activos del río Mezcalapa, según la época del año.

 

Formación de los Sistemas Lagunares de El Carmen -Pajonal-, Machona y Mecoacán

La presencia de este tipo de morfología litoral en las costas de la entidad se ve favorecida en gran parte por el tipo de desembocaduras mencionadas. Las albuferas que integran estos sistemas lagunares deben su origen a fenómenos de regresión marina y a procesos de sedimentación fluvio-terrestre, que se desarrollan por efectos de las mareas, las corrientes marinas y el oleaje, los cuales actúan conjuntamente sobre las aportaciones de los ríos, acumulando y distribuyendo el material paralelamente al litoral.

 

 

"Río Usumacinta"

La corriente principal de esta cuenca, el Río Usumacinta, tiene como afluente derecho al río San Pedro. La cuenca se desarrolla en parte de México, Guatemala y Belice, a éste último le corresponde una porción mínima.

Las corrientes más importantes del Usumacinta son los ríos Chixoy y Lacantún. La mayor parte de la cuenca del primero se desarrolla en Guatemala y la del segundo en México.

Las subcuencas que integran esta región en territorio tabasqueño son: "Río Usumacinta", "Río San Pedro", "Río Palizada", "Río San Pedro y San Pablo" y "Río Chacaljáh".

 

"Laguna de Términos"

Esta cuenca es la que menor área abarca en Tabasco -951.66 km2- y por consiguiente la captación es mínima. La corriente principal de la cuenca, el río Palizada, se localiza principalmente en Campeche. Dicho escurrimiento se deriva del Usumacinta al noreste de Jonuta, lugar de donde se dirige al norte hasta la población de Palizada, a partir de ésta continúa hacia el noroeste hasta su desembocadura en la Laguna de Términos.

La parte correspondiente a Tabasco presenta un patrón de drenaje paralelo, desarrollado sobre suelos aluviales, por lo que el control es básicamente litológico. Comprende porciones de dos subcuencas: "Río Chumpán" y "Río Candelaria"

 

"Río Grijalva-Villahermosa "

La cuenca Río Grijalva-Villahermosa es la mayor -10 586.60 km2- y más importante de Tabasco, ya que en ella desembocan gran parte de los ríos que cruzan la llanura del estado, como es el Usumacinta.

Su corriente principal se origina en la Sierra de Cuchumatanes, en territorio guatemalteco. Se forma por la unión de los ríos San Gregorio y San Miguel, los cuales cruzan por separado la frontera entre México y Guatemala, y al unirse en nuestro país constituyen el río Grande de Chiapas o Alto Grijalva.

El Grijalva recorre aproximadamente 600 km en tierras chiapanecas antes de entrar a Tabasco. Aguas abajo de la presa Netzahualcóyotl, en el lugar donde sirve de límite entre Chiapas y Tabasco, es donde por primera vez recibe el nombre de Grijalva (aunque también es conocido en esta zona como Mezcalapa) denominación que conserva hasta su desembocadura al mar en la barra de Frontera.

De las subcuencas correspondientes a la cuenca "Río Grijalva-Villahermosa" quedan íntegramente en Tabasco las de "Río Grijalva", "Río Chilapilla", "Río Carrizal". "Río Samaria", "Río Cunduacán" y "Río Caxuchapa"; casi la totalidad de las de "Río Viejo Mezcalapa", "Río Mezcalapa", "Río de la Sierra", "Río Tacotalpa" y "Río Chilapa"; así como una pequeña porción de las subcuencas "Río Almendro", "Río Puxcatán", y Río Macuspana" y "Río Tabasquillo ".

 

 

Aguas subterraneas

Actualmente, la utilización de las aguas subterráneas es baja. Su potencialidad no ha sido cuantificada todavía, sin embargo, es común la presencia de agua salada en formaciones sedimentarias, por lo que al efectuar su explotación, las captaciones deben emplazarse de tal forma que el riesgo de contaminación sea mínimo. Esto implica la necesidad de un detallado conocimiento de la geología del subsuelo y de la calidad del agua.

La entidad, de acuerdo con sus características geológicas, está constituida por sedimentos marinos y continentales de edad Terciaria y Reciente, que forman una gran planicie costera. Al sur, en los límites con Chiapas, existen afloramientos Cretácicos principalmente de rocas calcáreas. La extracción de las aguas subterráneas se realiza por medio de excavaciones y pozos poco profundos, en aluviones recientes y formaciones marinas de edad Terciaria, constituidas por arenas y gravas. La explotación de este recurso tiene por finalidad cubrir casi exclusivamente las necesidades domésticas del pueblo tabasqueño, ya que en otros usos, como el riego, es mínima su demanda.

 

El estado de Tabasco es la región del país donde se localiza la red hidrológica más compleja; así como es la que registra mayores precipitaciones. Aquí, a diferencia de otras entidades de la República, es el excedente y no la falta de agua lo que ocasiona problemas, pues se carece de infraestructura adecuada para drenarla.

La abundancia de escurrimientos superficiales con una distribución aparentemente desordenada, ha dado lugar a la formación de cuerpos de agua de variadas dimensiones, lo mismo que a pantanos y llanuras de inundación poblados por vegetación hidrófila, como mangle, popal y tule.

Uno de los aspectos que caracteriza a los ríos del territorio tabasqueño -considerado una llanura costera de levantamiento- es la formación de meandros (cursos sinuosos), debido al terreno plano y al abundante acarreo de materiales. Esta particularidad está íntimamente ligada con las inundaciones provocadas por la continuidad de las lluvias a lo largo de más de ocho meses. En virtud de lo anterior, una extensión considerable del estado da la apariencia de estar compuesto por una serie de lagos con islas.

 

Aguas Superficiales

El estado de Tabasco merece especial atención desde el punto de vista hidrológico, ya que en él se desarrolla un sistema de escurrimiento complejo, que vincula entre sí una serie de fenómenos de carácter geológico, climático y biológico, los cuales tienen respuesta en una variedad de procesos geomorfológicos complicados.

La llanura costera del sureste del Golfo de México cuenta con una saturada red de escurrimientos, llanuras deltaicas, sistemas lagunares, esteros, marismas, etc., que se extienden a lo largo del litoral en una distancia de más de 160 km., entre los ríos Tonalá y, San Pedro y San Pablo. En esta área quedan incluidos tres de los ríos más importantes del país, el Mezcalapa, el Grijalva y el Usumacinta; así como los sistemas lagunares de El Carmen -Pajonal-, Machona y Mecoacán.

Las diferentes formaciones en la llanura costera son consecuencia unas de otras, como es el caso de los meandros de los ríos Usumacinta, Grijalva y Mezcalapa que han formado extensas zonas de marismas y a la vez el tipo de desembocadura deltaica, que está relacionada con los sistemas lagunares.