Hidrografía

 

Tabasco es único en recursos naturales. El agua es tan abundante, que aquí se concentra el 30% de los recursos hidráulicos del país.

Su sistema hidrográfico pertenece a la vertiente del Golfo y en él destaca el río Usumacinta, como el más caudaloso de la república, su extensión es de 400 km. en territorio mexicano; así como el río Grijalva, el cual ocupa el segundo lugar en extensión con 117 km.

Sólo quedan fuera de éste sistema el río Tonalá y el Tancochapa o Pedregal, que sirve de límite entre Tabasco y Veracruz.

A los numerosos ríos, riachuelos y arroyos que cruzan en todos los sentidos al estado de Tabasco, se añaden algunas albúferas (lagunas junto al mar) y un número elevado de lagunas diseminadas en su territorio, destacándose los sistemas lagunares de El Carmen, Pajonal, Machona y Mecoacán.

Esta abundancia de recursos hidráulicos ha determinado la vocación por la pesca

La mayor parte del Estado, casi en un 60% esta cubierto por ríos, lagunas y pantanos. Carece de bosques de madera y su vegetación denuncia su propia virginidad, igual que su fauna acuática y terrestre. En una y otra se encuentran huellas de lo primigenio: especies de animales acuáticos como el pejelagarto, nombre indicativo de algún remoto lazo entre peces y saurios, las tortugas de los ríos, el manatí, e infinidad de reptiles. Pájaros diversos tienen en estas tierras un paraíso: perico, zenzontle, calandria, tordo, zanate, zopilote y algunas especies de patos y palomas comestibles; también se encuentra el jaguar, ocelote, venado, armadillo, puerco de monte y el tepescuitle. Cerca de los bosques guatemaltecos, en Balacán y Tenosique, abunda el mono saraguato; ríos, lagunas y esteros tienen abundancia de peces y los cercanos al mar son ricos en bancos de ostiones. Las especies acuáticas de escama incluyen sardina pequeña a la que se le llama topola, el robalo, al macabil y el cazón no es muy abundante en los ríos, pero su fama rebasa las fronteras. Su sistema fluvial lo constituyen: el Río Usumacinta (Mono Sagrado) el más caudaloso de la República. El Río Grijalva, el Tonalá y Tamcochapa o Pedregal, que sirve de límite entre Tabasco y Veracruz. Al oeste de Huimanguilllo, el Río Chontalpa y el González, desprendido del Mezcalapa, el cual desemboca al mar por la Barraca Chiltepec.

 

El alto Usumacinta fluye 200 Km. A partir de la unión de Salinas y la Pasión hasta la Boca del Cerro; en su margen izquierda se encuentran las ruinas de Yaxchilan. Los famosos raudales de anaité , El cayo, Piedras Negras y San José  y los desfiladeros que el río abrió entre las montañas  impiden la navegación en algunos tramos , hasta Boca del Cerro, a 12km. De Tenosique, imponente acantilado de casi 300 mts. De altura que encajona por ambos lados el curso del río.

El bajo Usumacinta comienza  en Boca del Cerro y recibe 60 km.  Después de Tenosique al más caudaloso de sus afluentes: el río San Pedro, procedente del Petén guatemalteco. En su recorrido por el territorio tabasqueño ya no encuentra ningún obstáculo montañoso. Al norte de Emiliano Zapata recibe el tributo del río Chacamax, que nace en las sierras cercanas a Palenque y, pasando por esta población vuelve a enriquecerse con  numerosos riachuelos hasta que se divide en varios brazos, uno de los cuales es el río Palizada, que ira a salir a la laguna de Términos en el estado de Campeche. Al norte de Jonuta se desprende el rio San Pedro y San Pablo, que sirve de limite entre Tabasco y Campeche y desemboca en el golfo de México en la barra de San Pedro.

 

 

 


Tabasco es único en recursos naturales. El agua es tan abundante, que aquí se concentra el 30% de los recursos hidráulicos del país.

Su sistema hidrográfico pertenece a la vertiente del Golfo y en él destaca el río Usumacinta, como el más caudaloso de la república, su extensión es de 400 km. en territorio mexicano; así como el río Grijalva, el cual ocupa el segundo lugar en extensión con 117 km.

Sólo quedan fuera de éste sistema el río Tonalá y el Tancochapa o Pedregal, que sirve de límite entre Tabasco y Veracruz.

A los numerosos ríos, riachuelos y arroyos que cruzan en todos los sentidos al estado de Tabasco, se añaden algunas albúferas (lagunas junto al mar) y un número elevado de lagunas diseminadas en su territorio, destacándose los sistemas lagunares de El Carmen, Pajonal, Machona y Mecoacán.

Esta abundancia de recursos hidráulicos ha determinado la vocación por la pesca

La mayor parte del Estado, casi en un 60% esta cubierto por ríos, lagunas y pantanos. Carece de bosques de madera y su vegetación denuncia su propia virginidad, igual que su fauna acuática y terrestre. En una y otra se encuentran huellas de lo primigenio: especies de animales acuáticos como el pejelagarto, nombre indicativo de algún remoto lazo entre peces y saurios, las tortugas de los ríos, el manatí, e infinidad de reptiles. Pájaros diversos tienen en estas tierras un paraíso: perico, zenzontle, calandria, tordo, zanate, zopilote y algunas especies de patos y palomas comestibles; también se encuentra el jaguar, ocelote, venado, armadillo, puerco de monte y el tepescuitle. Cerca de los bosques guatemaltecos, en Balacán y Tenosique, abunda el mono saraguato; ríos, lagunas y esteros tienen abundancia de peces y los cercanos al mar son ricos en bancos de ostiones. Las especies acuáticas de escama incluyen sardina pequeña a la que se le llama topola, el robalo, al macabil y el cazón no es muy abundante en los ríos, pero su fama rebasa las fronteras. Su sistema fluvial lo constituyen: el Río Usumacinta (Mono Sagrado) el más caudaloso de la República. El Río Grijalva, el Tonalá y Tamcochapa o Pedregal, que sirve de límite entre Tabasco y Veracruz. Al oeste de Huimanguilllo, el Río Chontalpa y el González, desprendido del Mezcalapa, el cual desemboca al mar por la Barraca Chiltepec.

 

El alto Usumacinta fluye 200 Km. A partir de la unión de Salinas y la Pasión hasta la Boca del Cerro; en su margen izquierda se encuentran las ruinas de Yaxchilan. Los famosos raudales de anaité , El cayo, Piedras Negras y San José  y los desfiladeros que el río abrió entre las montañas  impiden la navegación en algunos tramos , hasta Boca del Cerro, a 12km. De Tenosique, imponente acantilado de casi 300 mts. De altura que encajona por ambos lados el curso del río.

El bajo Usumacinta comienza  en Boca del Cerro y recibe 60 km.  Después de Tenosique al más caudaloso de sus afluentes: el río San Pedro, procedente del Petén guatemalteco. En su recorrido por el territorio tabasqueño ya no encuentra ningún obstáculo montañoso. Al norte de Emiliano Zapata recibe el tributo del río Chacamax, que nace en las sierras cercanas a Palenque y, pasando por esta población vuelve a enriquecerse con  numerosos riachuelos hasta que se divide en varios brazos, uno de los cuales es el río Palizada, que ira a salir a la laguna de Términos en el estado de Campeche. Al norte de Jonuta se desprende el rio San Pedro y San Pablo, que sirve de limite entre Tabasco y Campeche y desemboca en el golfo de México en la barra de San Pedro.